sábado, 20 de febrero de 2016

Babà Napolitano a la Naranja (40º Desafío en la Cocina)

Buenas a tod@s!

Como cada día 20 del mes, toca publicar Desafío en la Cocina, y como no podía ser de otra forma, este mes de Febrero ha tocado un desafío dulce: Babà Napolitano. 



Os contaré un poquito de historia de este dulce. Aunque como su propio nombre indica, es típico de la región de Nápoles, situada en Italia, esta delicia nació en Polonia en el año 1735. Estanislao Leszcinski fue un monarca muy goloso de este país, harto de que su cocinero siempre le haría los mismos bollos y postres, cogió uno de los primeros y lo lanzó por el aire, con la suerte de que se cruzó en su camino una botella de ron, que se rompió y empapó el bollo. Curioso, el rey Estanislao se acercó hasta el bollo y lo probó, y el resultado le pareció maravilloso, tanto que se le dedicó a Alí Babá, el protagonista de "Las mil y una noches". Como el rey era suegro de Luis XV de Francia, éste dulce llegó hasta el país galo, y de ahí lo exportaron a la región napolitana los grandes chefs franceses que trabajaban en ésta, de tal forma que se empezó a elaborar con gran maestría en toda la región. 



La receta original se elabora con ron, pero yo he empapado mis babàs con almíbar de naranja, por dos razones: la primera de ellas, en mi casa no nos gusta demasiado el ron, y la segunda porque no puedo tomar alcohol ya que el 5 de Julio nacerá el pequeño Neco, un nuevo miembro para la familia de "Fogones y Melones"!



Después de esta introducción, os dejo el enlace con las recetas de mis compañeros de desafío, y vamos a ponernos manos a la obra:

Ingredientes: 

  • Almíbar de naranja:
    • 1 naranja de 300 gr.
    • 200 gr. de azúcar 
    • 100 ml. de agua (+100 ml. después)
  • Masa:
    • 250 gr. de harina (125 gr. de harina de fuerza y 125 gr. de harina normal)
    • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
    • 5 gr. de sal
    • 30 gr. de azúcar
    • 4 huevos medianos
    • 25 gr. de levadura fresca
    • 50 ml. de leche
  • Decoración:
    • 200 ml. de nata para montar mínimo 35% de materia grasa
    • 75 gr. de azúcar
    • 2 fresas
    • chocolate para postres
Elaboración:
  • Para la masa, en primer lugar, disolvemos la levadura en la leche templada con una cucharadita de azúcar. Dejamos reposar unos 5-10 minutos hasta que espume. 
  • En el robot de cocina, colocar la harina tamizada y accionarlo a velocidad baja con el gancho de amasar. 
  • Batimos los huevos con la sal y vamos añadiéndolos poco a poco al bol de la amasadora en el que tenemos la harina sin parar el robot, a velocidad baja. 





  • Sin parar de amasar, añadimos la leche con la levadura.
  • En un bol aparte, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso, y lo agregamos a la mezcla del robot, también sin dejar de amasar. 

  • Colocamos la masa resultante (que será pegajosa) en un bol amplio engrasado, tapamos con film transparente y dejamos reposar en un lugar cálido y sin corrientes durante una hora y media aproximadamente, hasta que haya doblado el volumen. En mi caso, ya sabéis que utilizo el truco de precalentar el horno a 50 grados y apagarle una vez que introduzco el bol dentro. 


  • Mientras, vamos a engrasar y enharinar nuestros moldes, en mi caso hice 6 individuales para los que utilicé unas flaneras desechables que tenía por casa y un molde más grande de silicona. 
  • Una vez haya doblado el volumen nuestra masa, con mucho cuidado la removemos con la espátula de silicona y rellenamos nuestros moldes aproximadamente hasta la mitad de su capacidad. 

  • Dejamos reposar una media hora hasta que veamos que la masa empieza a asomar por el borde. 
  • Horneamos con el horno precalentado a 200º a esta tempratura durante 10 minutos, y otros 10 a 180º, en la parte baja del horno, hasta que estén bien doraditos por encima. 

  • Ahora toca el momento de "bañarlos" en nuestro almíbar. Para elaborarle, he confitado una naranja en rodajas durante 2 horas y media a fuego bajo (al 2 de 9) en una cazuela plana tapada con 200 gr. de azúcar y 100 ml. de agua. Una vez confitada, la naranja la guardo para otras recetas, y el almíbar lo llevo a un cazo más pequeño, donde lo he calentado con otros 100 ml. de agua. 
  • Bañamos los babás en el almíbar. Para bañar los pequeños, he vertido almíbar en un vaso y los he ido metiendo uno a uno. Para el grande, he rociado el mismo con el almíbar restante. Les he dejado reposar sobre la bandeja del horno. 
  • Para rellenarle, he montado 200 ml. de nata con 75 gr. de azúcar y les he practicado un corte al medio en el que he introducido la nata con ayuda de una manga pastelera. 

  • Como ya podemos encontrar fresas en el mercado, los he decorado con un trocito cada uno y un poco de chocolate. ¿El resultado? ¡ESPECTACULAR!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...