domingo, 20 de agosto de 2017

Mejillones "picantones" en escabeche


Muy buenas a todos!

Me estoy tomando el verano con un poquito de calma como podéis comprobar, pero me gusta aprovechar los días buenos y largos con mi peque, mi familia y amigos, así que ando un poco rezagada...jejeje. Pero no por eso dejo de cocinear! Hoy os traigo un Desafío en la Cocina muy, muy veraniego, apto para tomar con unas cañitas, unas patatuelas y unas olivitas. 



Estos riquísimos mejillones "picantones" en escabeche está para chuparse los dedos, y para mojar pan sin parar, de verdad que son un vicio. Muy fáciles de preparar, y mucho más ricos que los de lata (aunque para un buen apaño reconozco que hay algunos que están muy bien). Os animo a probarlos, apto para los cocinillas y para los que os estáis iniciando, y para todos aquellos que queráis dejar con la boca abierta a vuestros comensales sacando una tapita casera y diferente mientras esperáis a que estén listas las brasas de la barbacoa jejeje. 



La receta en la que me he basado es de Martín Berasategui, y para relizarla he utilizado unos mejillones bien hermosos de las Rías Gallegas que vienen limpios, cocidos en su caldo, y en una cáscara, muy buenos y muy cómodos. Si queréis ver las recetas de Escabeche que hicieron mis compis de Desafío en el mes de Enero, que yo no pude realizar por causas mayores, solo tenéis que pinchar aquí. 



Ingredientes:


  • 500 gr. de mejillones
  • 1/4 de cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cayena
  • 3 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de pimienta blanca
  • 1/2 vaso de vino blanco de solera
  • 1/2 vaso de agua de cocción de los mejillones
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/2 cucharadita de pimentón picante
  • 125 ml. de vinagre de manzana
  • 6 cucharadas de vinagre de vino
  • Sal
Elaboración:
  • En primer lugar, separamos la carne de los mejillones de la cáscara y reservamos el agua de su cocción. 

  • En 4 cucharadas de aceite doramos el ajo y la guindilla. 
  • Agregamos la cebolla bien picada y la hoja de laurel, dejamos sofreír 7-10 minutos, hasta que veamos que está dorado. 
  • Agregamos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol a fuego fuerte un par de minutos. 
  • Añadimos los pimentones, mezclamos y cocinamos bien un par de minutos.
  • Agregamos el agua de los mejillones, los vinagres y cuando rompa a hervir los dejamos cocinar todo junto 8 minutos. Corregimos de sal. 
  • Colamos (esto es opcional) y dejamos templar nuestro escabeche. Yo conservé la cayena. 
  • Añadimos los mejillones. 
  • Yo los he pasado a un tupper de cristal y los he conservado en la nevera. Recordad dejar reposar al menos 12 horas antes de consumirlos, para que se impregnen bien del saborcillo del escabeche. Si los guardáis en la nevera, sacadlos 45 minutos antes para que se atemperen. 
  • ¡Buen provecho!

viernes, 28 de julio de 2017

Ensalada Fusión

Buenos días a todos!

Hoy hago un alto en el camino de las vacaciones para compartir con vosotros con el "Reto Tus Recetas", una ensalada bien fresquita y diferente, ideal para una cena de verano, como entrante en una cena con amigos o para sorprender a la familia... 



Yo la he bautizado como "Ensalada Fusión", ya que sus ingredientes principales proceden de dos lugares muy dispares, separados por un océano. Por un lado, he utilizado una base de un buen tomate de Cantabria, de esos hermosos y bien carnositos, con mucho, mucho sabor y un bonito del Cantábrico en aceite que marca la diferencia, no hay comparación de utilizar estos troncos de bonito de Santoña con una lata de atún (aunque he de reconocer que a veces son muy socorridas). Para coronar la ensalada, aguacate, originario de México, y sal de lima, que le da un gusto y un toque diferente. 




Sobran las palabras sólo con ver la foto, ¿no?. Manos a la obra:

Ingredientes:

  • 1 tomate de Cantabria
  • 1 tarro de bonito del norte en aceite.
  • 1 aguacate
  • Sal de lima
  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 chorrito de aceite de oliva Virgen Extra
Elaboración:
  • Lavamos y cortamos el tomate en rodajas, las partimos por la mitad y las colocamos en la base de nuestra ensalada. 
  • Escurrimos ligeramente el bonito y vamos colocándolo sobre el tomate, como otra capa más.
  • Pelamos y cortamos el aguacate en gajos y colocamos en último lugar, sobre el bonito. Salamos con sal de lima al gusto.

  • Coronamos con un chorrito de aceite de Oliva virgen Extra y con un poquito de mayonesa, para que quede más bonito presentado, podemos ayudarnos de una manga pastelera. 

viernes, 30 de junio de 2017

Samosas de bonito

Muy buenas a todos!

Casi casi me pilla el toro, pero....aquí estamos otro ultimo viernes de mes con el "Reto Tus Recetas". En esta ocasión, podíamos elegir entre tres recetas, y yo me he decantado por estas samosas del Blog "Pan, uvas y queso"



Son como unas empanadillas, a mí me recuerdan mucho a su sabor, pero más ligeras, ya que la pasta filo es bastante más ligera y fina que la masa de empanadilla, con lo cual, no resultan tan pesadas. Os recomiendo probarlas! Yo me he decantado por este relleno de bonito, con un ligero toque picante que le da la guindilla, muy muy ligero, aunque si no os gusta el picante, solamente tenéis que eliminarlo de la lista de ingredientes. 



Vamos con la receta:



Ingredientes (11 samosas):

  • 6 hojas de pasta filo
  • 1/4 de pimiento verde
  • 1/4 de cebolla
  • 2 pimientos de piquillo
  • 150 gr. de salsa de tomate
  • 1 guindilla verde
  • 10 aceitunas aliñadas
  • 2 latas pequeñas de bonito al natural
  • 6 rodajitas de queso de cabra (el rulo pequeño)
  • 20 gr. de mantequilla fundida
  • Vino blanco
  • Sal
Elaboración:
  • En primer lugar, pochamos el pimiento rojo y la cebolla con una pizca de sal cortado muy pequeño. 
  • Agregamos el pimiento de piquillo y la guindilla bien picaditos y regamos con vino blanco. Subimos el fuego y dejamos que se evapore el alcohol. 

  • Añadimos el bonito y el tomate. Rehogamos 2-3 minutos. 
  • Por último añadimos las aceitunas bien picaditas también. 
  • Extendemos la pasta filo y la cortamos a la mitad. 
  • Colocamos una cucharadita y media del relleno y un poco de queso de cabra, y vamos doblando como veis en las imágenes. 







  • Colocamos en la bandeja del horno, cubierta con papel sulfurizado, y pintamos con un poco de mantequilla. 

  • Horneamos a 200º con el horno precalentado arriba y abajo durante 13 minutos. Dejamos que se templen y...¡que aproveche!

lunes, 26 de junio de 2017

Mickey Mouse Drip Cake

Buenas a todos!

Otra semana que empieza, y esta también vamos a comenzarla con buen sabor de boca! Porque los lunes son más llevaderos con una buena receta. Esta receta en concreto es muy especial para mí, porque es la tarta que le hice a mi pequeño Neco el sábado, que cumplió un añito! Y cómo pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando le tenía en mis brazos por primera vez, un morenazo increíblemente guapo, y ahora en dos días ya va a echar a andar solo...¡Que alguien pare el tiempo, por favor!

La tarta cumpleañera en cuestión es un Drip Cake, la idea la saqué a raíz del Desafío en la cocina del mes de Marzo, para el que elaboré un Drip Cake de limón y chocolate blanco. En esta ocasión me he decantado por un bizcocho también de chocolate blanco, una crema de queso para el relleno, como la del Red Velvet Cake,  una crema de harina para cubrir y una ganache de chocolate negro. ¿El resultado? Una imagen vale más que mil palabras!:



Y aquí el corte:




Ingredientes:

  • Para el bizcocho:
    • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 320 gr. de chocolate blanco para postres
    • 280 ml. de agua
    • 400 gr. de azúcar glass
    • 4 huevos L
    • 510 gr. de harina
    • 10 gr. de levadura química
    • 70 gr. de aceite de oliva suave o de girasol
    • Colorantes en gel rojo, amarillo y negro.
  • Para el relleno:
    • 500 ml. de nata para montar
    • 300 gr. de queso Philadelphia
    • 250 gr. de Mascarpone
    • 150 gr. de azúcar glass
  • Para la crema de harina:
    • 4 cucharadas soperas de harina
    • 220 ml. de leche
    • 250 gr. de mantequilla
    • 150 gr. de azúcar glass
    • Colorante en gel rojo.
  • Para la ganache:
    • 250 gr. de chocolate para postres (el mío era de Nestlé)
    • 200 ml. de nata para montar
    • Colorante en gel negro
  • Para la decoración:
    • Fondant amarillo
    • Fondant negro
Elaboración:
  • En primer lugar, comenzaremos con los bizcochos. Para ello, colocamos el agua y la mantequilla en un cazo a fuego medio-suave, para que se vaya deshaciendo. 
  • Mientras, troceamos el chocolate, y se lo añadimos al cazo cuando la mantequilla esté fundida. Removemos bien con una varilla manual hasta que el chocolate se haya deshecho. 

  • Agregamos el aceite, mezclamos bien y reservamos.
  • Tamizamos la harina con la levadura y el azúcar en el bol de la amasadora.

  • Batimos ligeramente los huevos, los integramos junto con la mezcla del cazo y amasamos hasta obtener una mezcla homogénea.


  • Dividimos la masa resultante en tres recipientes diferentes, unos 650 gr. en cada uno. 
  • Añadimos los tres colorantes: en un recipiente rojo, en el otro el amarillo y en el último el negro. 
  • Engrasamos y enharinamos los moldes. Yo he utilizado estos desechables de aluminio, de 22 cm, de diámetro. 
  • Repartimos la mezcla como veis en la imagen. Horneamos unos 20 minutos cada bizcocho (a mí me cabían de dos en dos en la bandeja del horno)y dejamos enfriar. 
  • Elaboramos la crema de queso siguiendo ésta receta del Red Velvet Cake. Vamos a montar la primera parte de la tarta. Forramos como siempre la base sobre la que vamos a montarla con papel de aluminio. Vamos alternando capas de bizcocho y crema de queso como veis en la imagen, finalizando con una de bizcocho. Llevamos a la nevera. 
  • Para la crema de harina, vamos a templar la leche, y cuando esté tibia, desliamos la harina tamizada con una varilla. Mantenemos a fuego medio removiendo hasta obtener una bechamel espesa. Dejamos enfriar del todo. Una vez fría, vamos a batir el azúcar con la mantequilla hasta que esté cremosa, como si quisiéramos hacer un frosting para cupcakes. Una vez cremosa, añadimos la bechamel y batimos un minuto más para que se integre. Añadimos el colorante, batimos un poco más y reservamos a temperatura ambiente. 
  • Con mucho cuidado, paciencia y una espátula bien larga, vamos cubriendo la superficie de toda la tarta, intentando dejarla lo más lisa posible. Reservamos en la nevera al menos 4 horas, hasta que esté muy fría. 

  • Para la ganache, comenzamos poniendo la nata a calentar.
  • Cuando rompa a hervir, añadimos el chocolate troceado, removemos hasta que se derrita el chocolate y añadimos el colorante negro. 
  • Con mucho cuidado, vamos a ir vertiéndolo sobre la tarta. Primero con ayuda de una cucharita pequeña y empezando por los bordes. Finalizamos con el centro de la tarta. 

  • Con el fondant amarillo, hacemos los dos botones del peto de Mickey y se los colocamos. Reservamos en la nevera. 

  • Con una cortapasatas redondo un poco grande hacemos las orejas de Mickey. Primero, estiramos el fondant ayudándonos del rodillo.Reservamos en la nevera hasta el momento de servir, sobre todo si hace calor porque el fondant enseguida se reblandece. 
  • Sólo nos queda colocarle las orejas a nuestro Mickey y... ¡Que aproveche! Bonito corte, ¿a que sí?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...